Antecedente histórico

En 1874 Élie Roudaire, oficial del ejército francés y geógrafo, publicó un proyecto sobre la creación de un mar interior en Argelia y Túnez. Se trataba de excavar un canal que habría inundado con agua proveniente del océano las  vastas llanuras del norte de África, o sea, los chott.  A raíz de aquella publicación se realizaron varias expediciones, mayoritariamente francesas. Hubo también una breve misión italiana encabezada por Orazio Antinori.  

1874
LA IDEA INICIAL
2015
EL PROYECTO

Después de la muerte de Roudaire el proyecto fue asumido por Ferdinand de Lesseps, el ejecutor del Canal de Suez, quien estaba firmemente convencido de que se podía crear un mar en el desierto del Sahara. En su opinión se trataba de una obra completamente viable que tendría efectos trascendentales.

En el último estudio sobre el proyecto, realizado en 1905, se consideró que la iniciativa no era rentable. Sin embargo, a la sazón no existía aún el turismo de masas ni la piscicultura. Europa tenía menos de 200 millones de habitantes y no era importadora de sal. Desde entonces los chott no han sido más que oportunidades desaprovechadas: su transformación en mares interiores brindaría enormes beneficios, tanto durante las obras de construcción como tras su terminación. Toda la zona sería navegable y ello permitiría obtener los derechos de emisión previstos en el Protocolo de Kyoto.

CO. RO. Lungotevere dei Mellini, 10 - 00193 Roma - C. F. 97800130581